VESTIDOS PARA SALVAR VIDAS




En medio de un mar de personas se mueven los que protegen las vidas de todos. De blanco, azul o verde los puedes ver, o quizá figuras sonrientes en su ropa puedas notar cuando con niños tratando están. Estamos hablando de los guardianes de la salud, estamos hablando de los profesionales de la medicina. Al estar entre la multitud dentro de un centro asistencial, es necesario que el personal médico resalte para poder ser distinguido rápidamente por los que allí se encuentran. Es por ello que utiliza una vestimenta distintiva: el uniforme médico.

Su uso es de gran importancia, pues además de permitir esa identificación, protege al usuario, ayuda a disminuir la expansión de infecciones y crea una buena impresión ante los ojos del paciente y de todos aquellos que entran en contacto con ellos. Además, son signo de compromiso y dedicación hacia la profesión.

Si hablamos de colores de uniformes, hace un tiempo, los internos lo usaban verde, los médicos azul oscuro y las enfermeras blanco. Con el pasar de los años, esa práctica ha cambiado, pues actualmente, los podemos encontrar en otras tonalidades e incluso con dibujos, especialmente en el área de pediatría, lo que hace que los pequeños se sientan más a gusto.

Existen diferentes tipos de vestimenta médica. Entre ellos se encuentran los uniformes para hospitales, que incluyen los de manga corta con cuello en V; los pantalones 100% algodón; las batas blancas de laboratorio, símbolo de seriedad y respeto; los conjuntos de cirugía lavables y los desechables, que representan limpieza, higiene y distinción, entre otros.

Otro tipo de vestuario utilizado por estos profesionales son los uniformes quirúrgicos, empleados como cubierta protectora por encima del cuerpo, que resguardan a quienes los usan cuando está atendiendo a una persona herida o enferma de gravedad. En esta categoría entran: batas de hospital, delantales, guantes quirúrgicos y gorras que usan los médicos, enfermeras y cirujanos mientras están de servicio.

Ahora, quizá te preguntes cómo se vestían las personas encargadas de velar por salud hace unos siglos atrás. En la Edad Media los médicos usaban batas para establecer una barrera física para evitar infecciones, tanto a ellos como a sus pacientes. El tamaño de esta prenda variaba. Por ejemplo, en Francia, quienes realizaban cirugías mayores usaban una larga y los que practicaban cirugías menores, utilizaban una corta.

Esta vestimenta era oscura o completamente negra, lo cual, sumado al gran número de fallecimientos causados por muchas de las enfermedades, hizo que las personas vincularan al negro con la muerte. Es por ello que los médicos eran vistos como "matasanos". La gente que se enfermaba, en muchas oportunidades elegía no ir a consultar alguno de ellos, pues, para estas personas, eso significaba ir a un sanatorio y luego morir.

En el siglo XIX fue que la medicina comenzó a verse como una ciencia. Con la evolución de las técnicas de tratamiento, la práctica de una medicina más científica y el hecho de que los hospitales y sanatorios ya no eran sitios donde la gente tenía grandes posibilidades de fallecer, era necesario transmitir este mensaje de manera visual. Es por ello que se cambió el negro relacionado con la muerte por el blanco asociado con la vida, pureza y protección.

Los cirujanos y demás personas dedicadas a preservar la salud comenzaron entonces a utilizar batas blancas, mostrándose con un aspecto más científico. Todos estos elementos hicieron que el médico pasara de ser visto como un "matasanos" a ser alguien confiable y respetable. Más adelante, en 1941, un médico, cuyo nombre se desconoce, decidió que la sangre resaltaba demasiado sobre el blanco del uniforme, lo cual era repugnante y además innecesario. Entonces, se reemplazó por el color verde, porque neutralizaba el brillo y el contraste con la sangre.

Actualmente, se usa un tono azul grisáceo en las salas de operaciones, pues ese tono resalta en los monitores a través de los cuales los estudiantes observan las intervenciones durante su proceso de aprendizaje. Algo curioso es que, luego de tantos años y de los numerosos cambios que han tenido, los uniformes médicos no incluyen un lugar para colocar un instrumento básico y vital en el ejercicio de la profesión médica: el estetoscopio.

Cuando estés buscando un uniforme médico para tu personal, es importante que escojas uno con diseño adaptado al trabajo que realiza, confeccionado con materiales óptimos y lo suficientemente cómodo como para laborar durante esas largas jornadas. En Uniformes 23-48 tomamos en cuenta todos estos detalles en la creación de las prendas fabricadas para todos aquellos dedicados a salvar y preservar vidas. Entra en nuestra sección de uniformes hospitalarios y mira la selección de productos que nuestra empresa tiene para ti.

Fuente: Uniformes 23-48



Uniformes 23-48 es una empresa dedicada a la confección y suministro al mayor de prendas de vestir para personal de cualquier tipo de empresa, institución u organización. Con más de diez años de experiencia en la fabricación de uniformes industriales, los productos de Uniformes 23-48 se caracterizan por estar fabricados con una excelente materia prima, una impecable confección, el mejor bordado de la región, un alto control de calidad y una gran producción diaria; además de una amplia variedad de telas, diseños y modelos.