EL UNIFORME COMO IMAGEN DE TU NEGOCIO




Es bien sabido que la imagen general de una empresa, organización o institución está directamente ligada a muchas cosas como por ejemplo, el estado de su infraestructura, la calidad de atención al cliente, la eficiencia y eficacia de sus productos o servicios y hasta el diseño del logotipo que la representa. Pero de todos los elementos abstractos o concretos que pueden conformar la personalidad visible de una organización, uno de los más significativos es la apariencia personal de quienes la conforman, más específicamente su indumentaria. Y es que "el hábito no hace al monje", como dice el sabio refrán, pero su vestimenta lo identifica automáticamente en público. Es por eso que toda empresa que desee realmente alcanzar el éxito y ser reconocida frente a su competencia, debe cuidar mucho los aspectos formales de su imagen, y la implementación del uniforme es sin duda uno muy importante.

¿Qué significado tiene el uniforme laboral? Su implementación como norma no es un asunto exclusivamente de formalidad. Más allá de que los empleados o miembros de una institución luzcan bien gracias a sus prendas de vestir, el uniforme es también un instrumento de comunicación. Sus colores, el diseño, y hasta la calidad de sus materiales y costuras pueden hablar muy bien o muy mal de aquello que representan. Un trabajador uniformado es un agente oficial de la organización a la que pertenece. Un cliente particular que necesita información, al ver el uniforme laboral o color de la organización puede acercarse fácilmente al empleado a solucionar sus inquietudes. Los encargados de atención al público, oficinistas, personal de mantenimiento y gerentes de una empresa son rápidamente ubicados por personas externas a ella gracias a su uniforme. Cuando un empleado termina su jornada laboral del día y sale a la calle vistiendo aún su uniforme, se encuentra todavía representando a la organización, sin importar si ya no está en horario de trabajo. La gente lo identificará como una pieza simbólica de la empresa a la cual pertenece.

El uniforme laboral es también una excelente manera de evitar conflictos en el área de trabajo relacionados con el código de vestimenta. Puede llegar a existir mucha confusión en las mentes de los empleados en cuanto a lo que es llevar una vestimenta adecuada para una organización. Con los uniformes, las organizaciones son quienes toman la decisión del vestuario de los empleados y se evitan tener que estar recordándoles frecuentemente las normas de la empresa respecto a la indumentaria. El uniforme ayuda además a ahorrar tiempo y dinero a las personas, ya que gracias a él, preservan mejor sus prendas personales al no exponerlas al uso continuo, y se organizan mejor sobre lo que van a usar cada día.

Por fuera de todas estas razones, el uso de un uniforme tiene además ciertas implicaciones psicológicas. Gracias al uniforme laboral se puede generar un sentimiento y sentido de pertenencia de los empleados para con su empresa. Al usarlo, ellos sienten que son parte de ella, y esto les ayuda a construir en su mente una idea de lealtad hacia la organización para la que están trabajando. Desde el momento en que la indumentaria se convierte en parte de la simbología de una institución, las personas que la lleven serán más conscientes de que todas sus acciones y palabras estarán avaladas por la organización.

Es por eso que es tan importante elegir correctamente un fabricante de uniformes. Una empresa con la suficiente experiencia, capacidad y conocimiento para acertar cabalmente en este aspecto fundamental de la imagen de una compañía. Un uniforme apropiado, sentará las bases para una mejor integración entre los miembros de una organización.

Fuente: Uniformes 23-48



Uniformes 23-48 es una empresa dedicada a la confección y suministro al mayor de prendas de vestir para personal de cualquier tipo de empresa, institución u organización. Con más de diez años de experiencia en la fabricación de uniformes industriales, los productos de Uniformes 23-48 se caracterizan por estar fabricados con una excelente materia prima, una impecable confección, el mejor bordado de la región, un alto control de calidad y una gran producción diaria; además de una amplia variedad de telas, diseños y modelos.