EL PANTALÓN FEMENINO




El pantalón es un elemento esencial en el guardarropa de cualquier mujer. Puedes encontrarlo en diferentes tejidos, colores y diseños. Lo puedes utilizar en la oficina, el gimnasio, en una fiesta, cena, salida con tus amigos o casi cualquier ocasión. Sin embargo, esta prenda no siempre ha sido parte de la vestimenta femenina, pues años atrás, su uso era exclusivo de los hombres.

La primera persona que quiso incluir esta pieza de ropa en el vestuario femenino fue la defensora de los derechos de la mujer, Amelia Bloomer, quien diseñó unos pantalones de silueta holgada que se ajustaban en los tobillos, a mediados del siglo XIX. Los "bloomers", llamados así gracias a su creadora, no fueron gratamente recibidos por muchos hombres, pues representaban la exigencia de un derecho que estaba reservado solo para ellos.

Durante la Segunda Guerra Mundial, la mayor parte de los trabajadores de las fábricas fueron reclutados para ir al campo de batalla. En vista de la demanda de empleados, las mujeres comenzaron a laborar ocupando los puestos de los hombres utilizando pantalones y overoles, que eran parte de la vestimenta regular de los obreros.

En 1934, se dio la aparición de la marca Lady Levi's, que creó los primeros jeans especialmente diseñados para el cuerpo femenino. Esta línea fue desarrollada pensando en las mujeres del oeste, que comenzaron a utilizar jeans Levi's de hombre en las granjas y ranchos, y también para aquellas que iban a vacacionar a los ranchos para turistas.

Coco Chanel dio un paso más hacia el uso del pantalón como prenda femenina, siendo una de las diseñadoras que le dio el toque de femineidad a esta prenda, extendiendo además su utilización a todas las clases sociales en 1935. Además, el hecho de que las actrices Audrey Hepburn y Marlène Dietrich llevaran esta prenda durante esa década, ayudó a posicionar su uso.

En los años 60, Yves Saint Laurent presentó al mundo el esmoquin femenino. Sin embargo, su aceptación como parte de la vestimenta de la mujer no fue sencilla en esa época. Muestra de ello es la famosa anécdota de Nan Kempner, socialité y amiga cercana del diseñador, quien fue al restaurante Côte Basque en Manhattan usando un traje de este tipo y le prohibieron la entrada. Así que se quitó los pantalones y usó la chaqueta a modo de vestido, sentándose a la mesa con este atuendo.

Al final de la década de los 60, el pantalón femenino ya era completamente aceptado, luego de irse eliminando las prohibiciones de su uso en las escuelas, oficinas y restaurantes. En la actualidad existen diferentes tipos de pantalón y un montón de variaciones con las que puedes jugar para crear un atuendo diferente cada día:

Recto. Tiene el mismo ancho a lo largo de toda la prenda.

De campana. Tiene la bota ancha en forma de campana. Si viste alguna vez la serie de televisión "Los Ángeles de Charlie", entonces conoces este tipo de pantalón.

Pescador. Es ajustado, llega hasta la mitad de las pantorrillas y tiene aberturas en el exterior de los bajos.

Gaucho. Es ancho y llega hasta la altura de las pantorrillas.

De pitillo. Es estrecho, ajustado y su longitud llega hasta debajo del tobillo. La parte baja de la pierna tiene la misma anchura que la de la rodilla.

Cargo. Es de origen militar, un poco ancho, recto y tiene bolsillos a media pierna.

Patas de elefante o falda pantalón. Se ensancha desde las rodillas hacia abajo. Por su anchura, parece una falda.

De tiro alto. Su característica principal es que son a la cintura.

Bermudas. Son pantalones cortos que se extienden hasta la rodilla y usualmente tienen bolsillos cuadrados a los lados.

Mini pantalón. Es corto, ceñido y no cubre las piernas. Algunas veces deja una parte de los glúteos al descubierto. También se le llama cachetero.

Cuando estés en la búsqueda de un pantalón, una de las cosas más importantes que debes considerar es que te sientas bien con la prenda. Puede que algún estilo de pantalón o de cualquier otra pieza de vestimenta esté de moda en un momento dado, pero si cuando la usas existe algún tipo de incomodidad o piensas que no te queda bien, es preferible que elijas otro modelo.

Fuente: Uniformes 23-48



Uniformes 23-48 es una empresa dedicada a la confección y suministro al mayor de prendas de vestir para personal de cualquier tipo de empresa, institución u organización. Con más de diez años de experiencia en la fabricación de uniformes industriales, los productos de Uniformes 23-48 se caracterizan por estar fabricados con una excelente materia prima, una impecable confección, el mejor bordado de la región, un alto control de calidad y una gran producción diaria; además de una amplia variedad de telas, diseños y modelos.